martes, 10 de enero de 2017

El Carnaval de la Chinantla Alta

Tanto clamor mío en el desierto para que los escritores de Oaxaca (mis alumnos, esencialmente) trabajen la crónica y dejen de lado sus lacrimógenos poemas, ha tenido por fin un eco: “Kolao' kia' Dzä Jmii”, escrito por Eleuterio Xagaat García y que ha sido publicado en estos primeros días de enero de 2017, salido de las prensas de Carteles Editores, pero editado por la CDI (Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas).

Su portada es la siguiente:


La dirección de la que viene tan rico manejo del lenguaje es la Chinantla Alta oaxaqueña, montañas de clima frío que están “a caballo” en los picos de la Sierra Juárez o Norte. Unos pasos más allá, cruzando su altura máxima que se llama Cerro Pelón, sus cerros comienzan a descender hacia la vertiente del Golfo de México. De este lado de ese espinazo están los pueblos de Comaltepec, Quiotepec, Temextitlán y Yólox, donde sucede lo que en este libro se narra tanto en la lengua nativa, el chinanteco, como en español.


El chinanteco tiene al menos tres variantes, asociadas a la altitud en donde viven sus hablantes. Dicen que entre los de la Alta y los de la Baja no se entienden del todo. No sería extraño, pues el aislamiento en que han vivido pueblos tan antiguos modificó el sonido de sus palabras. La carretera por la que se puede llegar es la misma que se toma hacia Guelatao e Ixtlán, de este lado y Valle Nacional y Tuxtepec, de aquel lado de la cordillera. Tal camino pavimentado data de la década de 1960...

El tema del libro es lo que sucede en “el carnaval”, una fiesta muy ruidosa que casi todos los pueblos indios de Oaxaca esperan con ansias, pues el humor se desborda, se bebe y se come abundantemente, se baila, canta y llora comunalmente. Son días desenfrenados donde el pueblo se mofa de sus gobernantes y leyes, pero más como un juego que como un postulado ideológico. El cronista don Eleuterio Xagaat me ha sorprendido por la pulcritud de su relato y por su eficacia narrativa pues desde el principio nos coloca en el centro del escenario chinanteco donde el mundo “viejo” morirá para darle paso a uno nuevo, pleno de vida y sentido. Por esta razón es que esperaríamos muchas más crónicas que poesías entre los escritores locales, pues la realidad de lo que sucede en cada rincón de pueblos y ciudades supera con creces a la imaginación, pero hay que estar listo para verla y contarla.



-->
Le acompañan excelentes fotografías (aquí usamos 2) que, supongo, son del mismo autor. Enseguida reproducimos solamente el capítulo primero, tanto en chinanteco como en español, pues la edición es bilingüe. Lamento que no le haya acompañado a la edición un buen prólogo, algunos datos del autor y un contacto para conseguir un ejemplar. Supongo que la CDI se encargará de circularlo entre los pobladores de la Chinantla Alta. Ojalá.

Va pues la versión en chinanteco:


Y ahora en español unicamente el capítulo 1:






1 comentario:

  1. Estimado Carlos buenos días quisiera ponerme contacto con usted acerca del hermoso libro que hizo de Rodolfo Nieto y quisiera hacerle unas preguntas, porfavor si me puede contactar a: isaacblum@gmail.com y nos ponemos en contacto

    ResponderEliminar